LAS “SECTAS DE COACHING” NO EXISTEN

Actualizado: 20 de ago de 2018




En los últimos días, hemos estado viendo en las redes sociales algunos artículos y videos de personas que hablan sobre las “sectas de coaching”.


En dichos artículos y videos, se habla de las horribles experiencias de personas que fueron invitadas (generalmente por algún amigo o familiar) a unos cursos de “coaching” donde generalmente se hacen ejercicios que tienen la finalidad de tocar emociones fuertes –de manipulación, dirían algunos-. Los “coaches” o entrenadores suelen utilizar lenguaje agresivo e insultante, que, según claman, sirve para “mover” a las personas.

Normalmente se trata una trilogía de “entrenamientos” (esto es, una serie que se compone de un curso introductorio –usualmente de tres a cinco días-, un avanzado –también de 5 días- y un tercer nivel de cierre que se da en tres fines de semana).

También suelen, en el último nivel de los entrenamientos, “apoyar” a las personas para que logren ciertas metas personales y de servicio a la comunidad, incluyendo la “meta” de traer más personas que tomen el curso introductorio de la empresa en cuestión.


Siendo Ontology Training de México una empresa que ha trabajado arduamente por darle prestigio al coaching, quisiéramos expresar nuestro punto de vista sobre este tema.


Antes que nada, es necesario aclarar que el título de este artículo no pretende descalificar por igual a todas las empresas que hacen este tipo de cursos, ni a todas las personas que los han tomado, pues hay quienes expresan cosas muy positivas de su experiencia y otros más que han expresado opiniones muy desfavorables.

Sabemos que estas empresas de “coaching” están proliferando rápidamente en nuestro país sin ningún control legal que las limite, y que muchas de ellas han caído en prácticas poco éticas que han contribuido a que el prestigio del coaching se ponga en entredicho.


Sin embargo, lo que sí quisiéramos puntualizar de manera muy enérgica, es que de acuerdo a la ICF (International Coach Federation), lo que imparten estas empresas son cursos de superación personal y NO DE COACHING.

Es por eso por lo que decimos que LAS SECTAS DE COACHING NO EXISTEN. Según nuestra interpretación, son cursos de superación o transformación personal, pero no tienen nada que ver con lo que los coaches profesionales somos, decimos o hacemos.

El coaching, de acuerdo con la ICF, es “asociarse con los clientes en un proceso que estimula las ideas y la creatividad y que los inspira a maximizar su potencial personal y profesional”.

La práctica del coaching profesional está tomando un gran auge en el mundo y cada vez más empresas y organizaciones están contratando los servicios de coaching para su gente.

El coach, en nuestra concepción, no enseña, no da consejos, no manipula ni guía. Tampoco da terapia. Mucho menos insulta, exige, regaña o impone su agenda o metas al cliente. Simplemente ACOMPAÑA para que la persona descubra su sabiduría inherente y capacidad implícita, encuentre sus propias respuestas, sus motivadores y logre sus metas.

Para ser un coach profesional, se necesitan muchos meses de preparación y cumplir todos los requisitos de un programa acreditado por la ICF. Cada vez es más difícil lograr una credencial, pues la ICF ha puesto un estándar muy elevado de aprobación en las competencias del coaching y la exigencia de un cierto número de horas de práctica para certificarse en los diferentes niveles como coach. Nuestros mejores coaches, los que de verdad se prepararon, son CREDENCIALIZADOS POR LA ICF, -no solamente certificados en nuestro diplomado-, lo que quiere decir que tienen algo muy parecido a una licencia o cédula profesional para ejercer el coaching a nivel internacional, y que además se rigen por un estricto código de ética.

El fenómeno de las llamadas “sectas del coaching” es porque hay muy poco respeto a la ley en nuestro país, y ante la ausencia de una autoridad regulatoria para este tipo de cursos, cualquiera puede decirse “coach”, como quizá también existan un gran número de pseudo profesionales en todos los campos.

Mas con todo este revuelo, sobra decir por qué las instituciones que ofrecemos programas de formación profesional en coaching, buscamos la aprobación o acreditación de una federación extranjera de carácter internacional.

De igual manera, en el mundo empresarial es en donde la ICF es cada vez más conocida, pues hoy en día las empresas que contratan coaches para apoyar a sus ejecutivos, se aseguran que la persona cuente con una credencial -cédula ó título- de la ICF.

También cada vez más empresas tienen claro que un coach, NO COMPITE NI SUSTITUYE la psicoterapia, la capacitación, o la consultoría; más bien las complementa.

Los verdaderos coaches acompañamos a las personas en la creación de su futuro trabajando en el aquí y el ahora. Y, por cierto, tampoco descalificamos a las personas que no tienen metas o que están conformes con su vida. Si una persona no tiene metas, simplemente no necesita un coach, pero jamás obligaremos a alguien a perseguir cosas que realmente no quiere o le diremos a alguien que está “incompleto” porque no tiene tal o cual cosa. Tener metas y tener un coach es una decisión personal, y el coach respeta siempre la agenda y deseos del cliente.

Por lo tanto, a nuestros queridos seguidores, les decimos lo siguiente:

  • Si alguna persona o familiar les dice que tomó “coaching” porque fue a una serie de tres cursos, en realidad NO TOMÓ COACHING. Tomó tres cursos de superación personal o de “desarrollo humano”, pero eso no es coaching. No discutiremos por el momento la calidad, la ética o la pertinencia del curso, porque eso sería motivo de otro artículo, pero no nos cansaremos de repetir que lo que hacen esas personas, para nosotros, y para la ICF –que es la organización de coaching más conocida y con más presencia en todo el mundo-, tampoco lo es.

  • Si la persona o familiar que tomó esos entrenamientos dice que lo manipularon, lo insultaron o lo obligaron a llevar personas a la organización, NO TOMÓ COACHING. Manipular u obligar son cosas que un coach jamás hará si se rige por el Código de Ética.

Reiteramos: No existen las “sectas de coaching”. Quienes hablan de eso, no tienen ni idea de lo que es el verdadero coaching y el valor e impacto que está teniendo en el mundo de los negocios.


Respetuosamente pedimos a quienes han publicado esos artículos que se informen de lo que realmente es el coaching, recurriendo a los estudios realizados por prestigiosas universidades internacionales como Stanford, UCLA, Oxford, London School of Economics y el Harvard Business School, o leyendo los libros de los autores más conocidos sobre este tema como John Witmoore, Myles Downy, Leonardo Ravier ó Guadalupe Gómez Baides entre otros, además de revisar el estudio realizado por PriceWaterhouse&Coopers para la ICF sobre el crecimiento e impacto del coaching en las organizaciones alrededor del mundo.


Si, probablemente existan muchas sectas de “superación personal”, mas si eres coach o has leído sobre el verdadero coaching, por favor ayúdanos a difundir artículo.


Gracias.


Lic. Francisco Nasta, PCC (Professional Certified Coach, ICF)

Head coach organizacional

Ontology Training de México


Lic. Adriana Nasta

Directora Académica

Ontology Training de México

#coaching #businesscoaching #coachingprofesional #sectasdecoaching #coachingdenegocios #coachingparalavida #lifecoaching #coachingenmexico #coachicf

#icfcoach #coachicfmexico #coachdenegocios #coachingparaempresas #coachdevida #escuelasdecoaching #escuelasdecoachingenmexico #coachprofesional #certificaciondecoaching #credencialicf

0 vistas

© 2018 Ontology Training de México Derechos Reservados.

  • Facebook Clean
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter Clean