¿Puede el coaching ayudar a tu empresa?

Actualizado: 30 oct 2018

Te presentamos tres problemas importantes que el coaching puede solucionar…y algunos testimonios que lo comprueban.

1. Problemas de liderazgo:

Un problema típico en muchas empresas es la ausencia de un liderazgo efectivo por parte de los directores y gerentes.

Veamos si las siguientes frases te resultan familiares: “el jefe siempre tiene la razón”, “El jefe es el que decide y tiene la última palabra”, “Nuestro jefe controla todo, no escucha y solo da instrucciones”, “Si no lo hacemos a su manera, se enoja y tenemos el riesgo de que nos corra”, “Nada se mueve en la oficina si no lo autoriza”, “Lo único que hace nuestro jefe es resaltar nuestros errores; jamás reconoce nuestros aciertos”, “Los favoritos del jefe son los que llegan muy temprano y salen más tarde”, “El jefe da aumentos y consiente solo a los que le obedecen, aunque sean los menos capaces”, “Cuando el jefe está de mal humor, en la oficina estamos aterrados pues nos grita, reclama y regaña frente a todos”. Si es así, puedes estar enfrentando un grave problema de liderazgo en tu empresa.



2. Alta rotación de personal:

Cuando un director o gerente aplica el estilo de liderazgo mencionado en el párrafo anterior, mata la creatividad, sume a sus colaboradores en su zona cómoda, suprime su iniciativa y reduce significativamente su potencialidad.

El resultado puede ser que la empresa coleccione empleados mediocres y desmotivados, laborando en un ambiente ríspido, tóxico y lleno de intrigas. Esto provoca baja productividad, ausentismo y alta rotación, pues los mejores empleados emigrarán a nuevos trabajos en empresas donde puedan crecer, se sientan valorados y puedan desplegar sus talentos y potencialidad.



3. No se alcanzan los objetivos:

Si la empresa no está alcanzando sus objetivos (en ventas, productividad, rentabilidad, servicio a clientes, calidad, etc.) quizá es porque los empleados están desmotivados. Hay una ley que dice: “Usted no puede motivar a nadie más; lo único que puede es lograr que las personas descubran sus propios motivos para actuar”.

Es común que en las empresas con el estilo de liderazgo mencionado en el inciso 1, los jefes impongan las metas a sus colaboradores y utilicen la famosa técnica del “garrote y la zanahoria” para motivarlos. Pasan por alto que sus colaboradores son seres humanos y no simples máquinas de productividad, y que, como tales, tienen sus propios intereses, valores y motivaciones. Muchas veces el problema radica en la ausencia de confianza para ser escuchados por sus jefes, quienes presuponen que los empleados solo se mueven por dinero o por el miedo a ser despedidos, ignorando que existen otros motivadores más importantes.



¿Cómo puede el coaching organizacional ayudar a tu empresa?

Los programas de coaching organizacional son diseñados a la medida de las necesidades de las empresas y contienen dos elementos que aportan soluciones efectivas y sustentables a los problemas antes mencionados;

  1. Proporcionar un servicio de coaching a los directores y gerentes.

  2. Entrenarlos en competencias de coaching para mejorar su liderazgo y generar ambientes de trabajo en donde sus colaboradores se sientan escuchados y valorados con la finalidad de alinear sus aspiraciones a los objetivos organizacionales, y sepan cómo apoyarlos a desplegar sus talentos y potencialidad, logrando eficazmente los objetivos de la organización.