¿CÓMO DISTINGUIR ENTRE UN COACH PROFESIONAL Y UNO FALSO?

Actualizado: 12 ene 2021


UN COACH PROFESIONAL HACE PREGUNTAS PODEROSAS A SUS CLIENTES; LOS ESCUCHA CON PACIENCIA Y ALIENTA A FIN DE QUE DECLAREN ACCIONES QUE LES SAQUEN DE SU ZONA CÓMODA.


La práctica del coaching se está posicionando como el método de moda para que los directores y gerentes de empresas logren sus objetivos de forma eficaz y profesional sin descuidar su equilibrio personal.

Debido a ello –y al mismo tiempo–, ha crecido el número de pseudocoaches que ofertan sus servicios queriendo aprovecharse de ese boom.



¿CÓMO DISTINGUIR A UN COACH PROFESIONAL DE ESTOS USURPADORES?

A continuación, les comparto las seis señales inequívocas para identificar a un auténtico coach y hacer una buena elección al momento de contratarlo.

1. Un coach profesional puede explicar a sus clientes la diferencia entre consultoría, capacitación, terapia, mentoraje y coaching porque distingue claramente lo que éste es y no es.

Los pseudocoaches combinan esas funciones al momento de ofrecer sus servicios y terminan haciendo una mezcolanza entre consultoría, capacitación, coaching y terapia. Esto confunde a los clientes privándolos del verdadero valor y propósito del coaching profesional.


¿CUAL ES EL VALOR Y VERDADERO PROPÓSITO DEL COACHING PROFESIONAL?

Para empezar, se define al coaching profesional como el arte y la ciencia de acompañar a las personas a alcanzar metas substanciales de carácter personal o profesional, logrando que descubran su sabiduría y capacidad implíci- tas, las cuales de otro modo podrían pasar desapercibidas.


El propósito de esta metodología es despertar los talen- tos, así como la creatividad y potencialidad inherentes en los clientes, para que éstos generen sus propias soluciones, respuestas, aprendizajes, planes y estrategias.


El valor del coaching profesional radica en que –por ahora– es la única metodología a disposición de las perso- nas para despertar su potencialidad dormida y descubrir tanto sus fortalezas como capacidades, a fin de recuperar la confianza en sí mismas y transmitirla en sus acciones.


El propósito del coaching profesional es que las personas consigan resultados extraordinarios y rompan su de- pendencia a la transferencia de consejos, soluciones o conocimientos que pudieran necesitar de alguien más para conquistar el éxito en sus vidas.

Todo esto se pierde cuando un falso coach no tiene claro cuál es el verdadero valor y el propósito del coaching.



2. Al indagar las necesidades de su cliente, un coach profesional le clarifica lo que es y lo que No es el coaching

Si el coach profesional descubre que lo que su cliente necesita es un servicio de consultoría, capacitación, terapia o mentoraje, le aclarará sus expectativas señalándole las diferencias y le recomendará acudir a los profesionales de la especialidad según lo que requiera.



3. Un coach profesional proyecta su credibilidad comprobando de forma sólida su preparación y respectivas credenciales ante sus clientes.

En nuestro país se ha desatado una ola de cursos, talleres y entrenamientos en coaching que ofrecen la posibilidad de formarle a uno como coach en unos cuantos días o en un fin de semana.

Para ser un verdadero profesional, una persona requiere al menos entre 18 y 24 meses de sólida preparación en un programa aprobado o acreditado por alguna organización internacional de prestigio como la International Coach Federation (ICF). De este modo, se verifica que cumpla con los estándares en la parte conceptual y reúna la cantidad de horas de práctica necesarias para lograr cubrir los requisitos que le permitirán obtener una credencial como coach profesional. Si desea prepararse como tal y conocer alguno de los programas aprobados o acreditados disponibles en México, puede consultar el sitio www.icfmexico.net.


4. El coach profesional genera un espacio de confianza promoviendo y respetando la confidencialidad de sus clientes.