¿Por qué es VITAL que las PYMES desarrollen el liderazgo y las habilidades de sus gerentes y jefes?

Actualizado: 24 jun





Muchas PYMES cerraron a raíz de la pandemia. Otras sobrevivieron a pesar de ella...

Algunas que lograron sobrevivir están logrando un éxito sin precedentes pues se "depuró" la competencia. Otras razones pueden ser que los dueños de esas empresas eligieron un producto/servicio con gran potencial, el lugar/medio de difusión adecuados, y el momento/segmento del mercado correctos. Quizá si les preguntas a esos empresarios qué fue lo que les funcionó, ni siquiera tengan claro lo que hicieron bien... lo que si saben es que su negocio sobrevivió, está recuperándose rápidamente y necesitan escalarlo al siguiente nivel. En esa dinámica, el factor clave para su crecimiento es la gente. Entre mejor gente tengas, mejor tu negocio será. El mayor reto para los dueños, gerentes y jefes de muchas PYMES será entonces su capacidad para atraer, retener y desarrollar al talento a sus empresas para asegurar un éxito sustentable.


EL FACTOR NÚMERO UNO PARA QUE UN EMPLEADO TALENTOSO SE QUEDE EN LA EMPRESA, ES LA RELACIÓN QUE TIENE CON SU JEFE DIRECTO. Por lo tanto, el talento debe ser visto como el ingrediente más indispensable para el éxito, pero el éxito también dependerá de cómo los gerentes y jefes gestionen ese talento.



Hay dos factores que me gustaría abordar en este artículo:

1. ¿Por qué la gestión del talento en los gerentes y jefes es de vital importancia?

2. ¿Qué tipo de gestión requieren hoy en las empresas las nuevas generaciones de empleados?


La mayoría de los gerentes y jefes llegan a serlo como cuando les informaron que iban a ser papás… simplemente un día se los dijeron”


Muchas empresas dan por sentado que el empleado por el simple hecho de ser buen empleado, está facultado para ser un buen jefe o gerente, y de repente un día lo nombran a cargo del área, creyendo que porque tiene la antigüedad (la experiencia, la lealtad, la honradez, la honestidad, etc.-) podrá liderar a las personas bajo su cargo. ¡Craso error!


En la administración de empresas, el Principio de Peter afirma que las personas que realizan bien su trabajo y se les promueve a puestos de mayor responsabilidad, serán incapaces de cumplir con los objetivos planteados para dicho puesto. Este principio fue formulado por el catedrático canadiense Laurence J. Peter, en el libro «El principio de Peter», escrito junto con Raymond Hull. El libro se publicó en 1969, y en él se analizan las jerarquías en las organizaciones. Peter explica que cuando una persona realiza bien su trabajo, muchas veces la empresa le premia esos resultados eventualmente con un ascenso. Sin embargo, esto no significa que la persona promocionada tenga las competencias necesarias para cumplir con eficiencia su nuevo puesto laboral.


El resultado es que los que eran buenos empleados se convierten en pésimos jefes y, en su deficiente gestión, generan un ambiente laboral tóxico en el que su equipo de colaboradores se sentirán asfixiados y eventualmente, los mejores irán renunciando.